27/8/16

Caos

Siempre lo he dicho, para mí la escritura, más que una creación artística, ha sido siempre una vía fácil de escape y un medio para estructurar el caos de mis pensamientos cuando no dejan de gritar.

Tras una larga retirada, he vuelto. Necesitaba canalizar los sentimientos encontrados, las lágrimas que no derramé y vislumbrar una salida al desconcierto. 

¿Qué me está pasando? ¿Por qué? ¿Dónde estoy, cuánto tiempo llevo aquí y cómo he llegado? No recuerdo nada. Ni siquiera pude darme cuenta de que me estaba absorbiendo la vida con sus imperativos absurdos y cuando reaccioné ya no supe cómo escapar… ¿Demasiado tarde quizás? Necesito remontar el vuelo y por fin sentirme libre, pero las sombras y los miedos no me dejan actuar con naturalidad. 

Ya basta, no sé por dónde he de continuar, solo sé que no puedo perpetuar esta absurda estafa. ¿Cuándo voy a empezar?


16/8/15

Change!

“For the past 33 years, I have looked in the mirror every morning and asked myself: ‘If today were the last day of my life, would I want to do what I am about to do today?'” And whenever the answer has been ‘No’ for too many days in a row, I know I need to change something.” 

Steve Jobs

6/8/15

Fanatismo

Nunca he entendido muy bien los fanatismos... Son muy frecuentes en el ámbito musical: personas que lo darían todo por tocar a sus ídolos, llorando y haciendo acampadas de semanas por unos pocos minutos de gloria... Siempre me he preguntado cómo es posible que haya personas que causen esos sentimientos tan fuertes en otras personas y, por otra parte, cómo es posible que haya fans que muestren reacciones tan exacerbadas hacia sus ídolos...

A día de hoy sigo sin sentir nada parecido por ningún cantante o deportista, pero, cada vez más, siento esa sensación de admiración por Él. Sí, el amor produce la idealización de las personas y podría ser fruto de ello, pero estoy segura de que no es esa la razón. Es simplemente que es algo digno de admirar.

Me refiero en este caso a su fuerza de voluntad. No importa cuáles sean las condiciones, Él siempre mantiene su disciplina de manera inquebrantable, intentando dar lo mejor de sí mismo como si le fuera la vida en ello. Y gracias a ello obtiene los frutos que día a día siembra: se ha hecho a sí mismo una persona fuerte, culta e inteligente que sabe mantener el equilibrio perfecto entre la responsabilidad y las ganas de disfrutar y vivir la vida.

Para mí eso merece todo mi fanatismo y lo que más me gustaría es, algún día, poder llegar a ser como Él.

20/5/15

Wrong

Me equivoqué, una y otra vez… Y quizás aún sigo equivocada, pero nadie va a advertirme del error porque a nadie le importa y a quienes pudiera importarles no tienen los medios necesarios para advertirme del peligro. Así que voy a la deriva, sin nada que me sirva de orientación más que mis errores del pasado. Sin embargo, el pasado no lo puedo modificar y, a veces, es tarde para enmendar los errores, por lo que la única salida es retroceder todo lo recorrido hasta el momento y empezar de nuevo o, simplemente, apechugar con las consecuencias… Me equivoqué, una y otra vez, es todo cuanto sé.

7/4/15

Simbiosis

No importa el tiempo que llevemos juntos, él continúa conquistándome día a día, minuto a minuto. Siempre piensa primero en mí y después en él. Sabe cuándo algo no me gusta e intenta a cualquier precio que yo esté satisfecha, incluso si eso conlleva que él tenga que llevarse la peor parte.

Yo intento hacer lo mismo con él, porque me gusta verle feliz y al final muchas veces nos encontramos en la cómica situación de rebatir sobre quién ofrece lo mejor a quién, pero siempre en beneficio del otro.

Eso es algo que nunca antes había visto hacer a nadie y me parece que es ahí donde reside uno de los secretos del amor. Disfrutar de su sonrisa, saber que es feliz es algo mágico y, por supuesto, me hace feliz. Creo que es más sencillo así, busco su felicidad para poder obtener la mía y viceversa. Es una simbiosis perfecta en la que ambos salimos beneficiados.

19/2/15

Coste de oportunidad

Fue en ese preciso instante cuando tenía sentido hacerlo y, sin embargo, no lo hice. Puedo hacerlo hoy, pero ya es tarde: los resultados que obtendría serían insustanciales comparados con los que tuve ocasión de alcanzar. Simplemente sería algo anecdótico.

El tiempo no se detiene nunca y las oportunidades se escapan de nuestras manos más rápido de lo que parece. El tiempo que dedicamos a algo es tiempo que no podremos dedicar a otra cosa, quizás más importante pero menos urgente.

Y es que la diferencia entre asuntos importantes y urgentes es fundamental, aunque con frecuencia confundimos estos dos aspectos que, por otro lado, no son incompatibles entre sí. Nuestra sociedad vive sumida en la urgencia, pues no hay más que ver a las personas caminar por la calle siempre con prisa, resolviendo nuevos y continuos contratiempos… Sin embargo, olvidamos que a lo que debemos dedicar la mayor parte de nuestro tiempo es a lo verdaderamente IMPORTANTE, aquellas cosas por las que merece la pena vivir y que son relevantes para poder alcanzar nuestras metas.

17/12/14

Soñar despiertos

Cuando somos niños soñamos sin miedo a sonar pretenciosos, pero cuando nos hacemos mayores dejamos de soñar. Ningún adulto confiesa que quiere ser Cristiano Ronaldo (futbolísticamente hablando), en cambio muchos niños sí.

El fracaso solo es síntoma de haberlo intentado. Es evidente que hay ocasiones en las que soñando y arriesgando sin control podemos perder mucho y debemos ser coherentes en ese tipo de situaciones. Pero lo que verdaderamente me llama la atención es otro tipo de situaciones en las que no tenemos nada o casi nada que perder y aún así aparece el miedo irrefrenable al fracaso y nos prohibimos a nosotros mismos soñar despiertos… ¿Por qué? Al menos si lo intentas puedes acumular una experiencia más, descubrir habilidades que no sabías que tenías y quién sabe, igual hasta sale bien, igual a la primera, quizás a la segunda o seguramente a la tercera.

Además creo que este miedo al fracaso incluye a la vez el miedo al qué dirán: ¿pensarán que soy muy presuntuoso? Pues seguramente haya mucha gente que lo piense, pero tú no tienes por qué ajustarte a sus expectativas. Es precisamente la gente que piensa así la que no lucha por sus sueños y yo, la verdad, prefiero probar suerte, solo puedo ganar, sino todo, al menos una parte :)

Creo que, en muchas ocasiones, la humildad está sobrevalorada y a cambio se fomenta un bajo autoconcepto de la persona. Socialmente no está bien visto decir que el día de mañana te ves como Director General de una gran empresa, pero sí que el día de mañana te ves en un trabajo normal. En el primer caso dirán de ti que tienes muchos pájaros en la cabeza, mientras que en el segundo caso no levantarás recelo.

Pero digo yo: ¿qué hay de malo en soñar? Los sueños, sueños son.

24/10/14

"Un día despertarás y descubrirás que no tienes más tiempo para hacer lo que soñabas. El momento es ahora. Actúa."

Paulo Coelho

17/10/14

Solo contigo

Solo contigo puedo desnudarme, y no me refiero únicamente a lo puramente físico. Para mí, lo físico es un reflejo de lo espiritual y lo espiritual, a su vez, un reflejo de lo físico.

Junto a ti no tengo miedo a ser yo misma, a expresar lo que siento y lo que pienso en cada momento. Sé que tú me comprendes. Pero no es solo eso, sino que además de comprenderme lo haces desde mi misma posición, es decir, me comprendes y también compartes todo lo que yo te transmito. Eso nunca me había pasado con nadie y la única explicación que le encuentro es que somos almas gemelas.

Si no fuera por ti, me sentiría abrumada en un mundo que choca de frente contra mis valores e ideales. Y aun así, en ciertas ocasiones me siento fuera de lugar en algunos contextos, pero es que mi lugar eres tú y todo lo que no sea eso lo voy a percibir siempre como extraño.

Por favor, no cambies nunca :)

15/10/14

Incomprensión

Estoy cansada de la gente. Gente que no necesariamente son malas personas, en absoluto. Es simplemente gente prefabricada, interesada, incomprensiva o, simplemente, incomprensible, según se mire.

Cada vez va a más esta sensación, igual es que con los años me he vuelto más exigente. No me llenan amistades de mero entretenimiento, aunque en algunos casos cumplen bien esta función (en otros ni tan siquiera eso).  Aspiro a algo más humano, más cercano, que se adapte a cómo soy yo y cómo pienso… Pero es difícil encontrar algo semejante a eso. A veces me da la impresión de que los han sacado a todos del mismo molde.

15/7/14

Él… (L)(L)(L)

Soy muy exigente con él, lo sé. Le pido cosas que jamás he pedido a nadie, pero es que él no se parece a nadie. Él es simplemente perfecto y siempre está a la altura de las circunstancias desde hace año y medio que empezamos a caminar juntos. Él, él y solo él podría hacerlo.

También soy muy exigente conmigo misma, porque él merece lo mejor a cada instante y a veces me siento mal si siento que no logro el cielo para él.


Y aún con esta exigencia, algunas cosas quizás podríamos haberlas hecho de otra manera, pero lo importante es que siempre aprendemos de cada traspié sin culpabilizarnos, entendiéndonos, amándonos.


brown & cony