26/9/13

En un mundo paralelo…

En un mundo paralelo donde no me doy cuenta de las cosas, soy feliz. Vivo entre algodones en plena armonía con el mundo y mis allegados, los cuales siempre cuidan cada detalle y me toman en consideración.

Cuando les hablo, me escuchan y responden con coherencia sobre aquello que les he comentado. Es más, siempre intentan ir algo más allá, combatiendo la pasividad del que responde para que cese el estrepitoso ruido provocado por mis palabras.
Además, se alegran cuando me ven porque tienen ganas de compartir conmigo sus cosas. Y algo que nunca harían es estar conmigo por compromiso, por una especie de miedo estúpido a que se pierda la falsa relación de amistad que tenemos. Eso nunca, nunca, nunca.

Pocas personas consiguen de verdad habitar este mundo paralelo. A esas personas les sale de manera natural y la verdad es que solo merece la pena si es así.

1/9/13